Esto es lo que deberías hacer para vivir más años según el mejor médico de envejecimiento saludable de Europa

No, no se trata de obsesionarse con la juventud eterna. Pero tampoco, como sostiene el doctor Vicente Mera, de “caer en la dejadez”. Responsable de la Unidad de Medicina Genómica y Envejecimiento Saludable de SHA Wellness Clinic, Mera acaba de recoger el premio que le acredita como mejor médico europeo en el campo de la Medicina Antiaging. Estos son sus consejos para vivir más años y hacerlo con la mayor calidad de vida posible.

PREGUNTA. ¿Por qué los organizadores de los European Awards of Medicine han puesto, en esta edición de los galardones, el foco en la medicina antienvejecimiento y, en concreto, en usted?

RESPUESTA. Tradicionalmente, los galardonados siempre habían sido cirujanos y especialistas que restablecen la salud perdida. Nuestro trabajo consiste en preservar la salud, desde la perspectiva de que la salud no lo es todo, pero sin salud, todo se transforma en nada. Como quiera que el paso de los años es el factor más importante que se asocia con el riesgo de enfermar (y morir), si identificamos el efecto de los años en la salud con biomarcadores y corregimos con intervenciones muchas veces sencillas, podremos mantener la salud y, por tanto, dar más vida a los años y, eventualmente, más años a la vida. En SHA Wellness Clinic, usamos técnicas para identificar riesgos asociadas a la nutrición, el ejerció físico y el control de las emociones, basadas muchas de ellas en las culturas orientales; y otras veces haciendo gala de tecnología puntera para mejorar el ecosistema del microbioma digestivo, el deterioro cognitivo, el sueño, o el equilibrio hormonal. Estos dos motivos, el cambio de paradigma médico, por una parte, y la experiencia de una visión ecléctica de las distintas terapias han sido los motivos por los que el el jurado nos ha otorgado el premio.

P. ¿En qué consiste el ‘healthy ageing’? ¿Es lo mismo que el ‘antiaging’?

R. En esencia es lo mismo, pero nosotros preferimos llamarlo ‘healthy ageing’ o envejecimiento saludable, ya que es un concepto más amplio. En ciertos círculos, el ‘antiageing’ tiene connotaciones negativas (lucha contra la edad) y, a veces, solo está centrado en el aspecto externo. Esta visión de la disciplina está totalmente superada hoy en día. El ‘healthy ageing’ es mucho más profundo y, en cualquier caso, sin despreciar la mejoría de la apariencia física, la misma se lleva a cabo desde dentro hacia fuera (y no al revés).

P. El objetivo ya no es solo vivir muchos años, sino vivirlos mejor, ¿no es así?

R. Considero que ahora lo que se busca son las dos cosas a la vez. Esto es, añadir vida a los años; pero también años a la vida. Las dos cosas van muchas veces de la mano. No es necesario renunciar a ninguno de los dos objetivos.

P. ¿Cuál es el secreto para conseguirlo?

R. La llave del éxito es siempre la misma, para la salud y cualquier otra actividad humana: ponerse en manos de un experto para saber qué hay que hacer y, después, llevarlo a la práctica (uno mismo) con una rutina y mucha disciplina.

P. ¿Cuál es nuestro ‘margen de maniobra’? ¿Cuánto ‘pesa’ el adn?

R. La predisposición genética siempre sobrevuela sobre nuestra salud. Es difícil establecer el peso absoluto, en el momento actual. Sin embargo, conviene recordar que, aunque la genética es una causa necesaria para enfermar o envejecer de forma acelerada, no es una causa suficiente. El estilo de vida se ha demostrado que puede transformar nuestras predisposiciones. Esto es lo que llamamos epigenética, que puede influir en un sentido positivo o negativo. La relación entre genética y estilo de vida es muy parecida a la que ocurre entre el péndulo de Foucault y la rotación terrestre.

P. ¿No cree que, en esta lucha titánica por intentar ‘frenar’ el paso del tiempo, nos preocupamos mucho por lo externo y descuidamos lo interno?

R. Precisamente, eso es lo que potenciamos en SHA: buscar un equilibrio de dentro hacia fuera.

P. ¿Dónde están los límites entre envejecer con salud y obsesionarnos con mantener una ‘juventud eterna’?

R. En la salud, como en muchas otras actividades humanas, se puede ser un alumno mediocre o muy avanzado. Más allá de estos límites, la obsesión está tan lejos de la virtud como la dejadez.

P. ¿Qué podemos hacer en nuestra vida cotidiana para envejecer bien?

R. Cuidar con esmero la estructura que sustenta el envejecimiento que incluye alimentación saludable (en calidad y cantidad), ejercicio físico (cardiovascular e isométrico) y una buena gestión de las emociones y el estrés. Apoyados sobre este triángulo, hay una media docena de factores que se deben mantener en estado óptimo: neutralización de toxinas; optimización del sistema inmunitario; cuidado de la microbiota intestinal; equilibrio hormonal, correcta hidratación y potenciación de los mecanismos antiinflamatorios del organismo, entre otros.

P. Y, si tuviéramos la suerte de ponernos en sus manos en SHA, ¿a qué tratamientos tendríamos acceso?

R. A un programa genómico personalizado que incluiría una valoración de las predisposiciones genéticas, sobre las que trabajar, uno a uno, todos los puntos comentados en la pregunta anterior.

P. Nos fijamos mucho en el cuerpo pero, ¿cuánto de importante es tener un cerebro joven y cómo lo conseguimos?

R. No está claro que el espíritu habite en el cerebro; puestos a elegir es mejor tener un espíritu joven. El cerebro es tal vez el órgano más importante; pero no deja de estar sobrevalorado. No es más feliz el más listo sino el más querido. Todas las recomendaciones para un envejecimiento saludable son también útiles para el cerebro. Bien es verdad que, en SHA, tenemos tratamientos específicos para mantener las funciones cognitivas en perfecto estado de salud, que aúnan lo más pionero de la investigación en neurociencias (como el tratamiento de fotomodulación cerebral) con las técnicas orientales milenarias para combatir el deterioro cognitivo y la fatiga mental (Chi kung).

P. ¿Nos da un último consejo?

R. Que no se conformen con una salud que solo sea una ausencia de enfermedad. Si queremos que la salud sea sostenible con el paso del tiempo, tenemos que buscar un estado óptimo de bienestar físico, psíquico y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *